PROSTATITIS


conceptos básicos

 

¿Que es la próstata ?.¿Para qué sirve?

  Es un organo del sistema reproductor masculino, que se encuentra por delante del recto y por debajo de la vejiga, rodeando a un tubo, la uretra, que lleva la orina desde la vejiga al exterior.

Tiene una forma similar a una castaña y su peso normal es de 17 a 20 gramos.

Esta formada por músculos y glándulas. Las glándulas de la próstata fabrican un liquido que facilita la movilidad de los espermatozoides. Los músculos comprimen la glándula durante el orgasmo masculino llevando así este líquido a la uretra.

¿Cuales son las enfermedades mas frecuentes de la próstata?

La prostatitis, o inflamación de la glándula, enfermedad a veces grave y febril, y en otras ocasiones con síntomas muy variables, que pueden condicionar problemas en la esfera sexual y en la reproducción, por lo general es una enfermedad del hombre muy joven.

La hipertrofia benigna de próstata o adenoma, característica del hombre maduro, agrandamiento de la glándula que puede llegar a comprimir la uretra causando dificultad para orinar y otros muchos problemas urinarios.

El cáncer de próstata, tumor maligno mas frecuente del hombre junto con el de pulmón. que es curable en fases tempranas de la enfermedad, para el que disponemos de tratamientos muy efectivos.

 

Formas de prostatitis o inflamación prostática típica del hombre joven:

                Prostatitis aguda: es una forma grave de infección urológica que puede poner en peligro al paciente, en ocasiones requiere ingreso urgente en un hospital.

                Prostatitis crónica bacteriana: infección crónica de la glándula prostática, requiere el uso de antibióticos potentes durante largo tiempo.

                Prostatitis crónica no bacteriana: solo hay inflamación, sin infección.

                Prostatodinia: no hay clara inflamación ni infección, con síntomas parecidos a las anteriores formas que creemos debida a mal funcionamiento de los músculos que rodean la próstata y  la uretra y a veces, la vejiga.

 

La prostatitis aguda, aparece de forma brusca. En ocasiones hay escalofríos y fiebre alta. El dolor suele ser en la parte baja del vientre, testículos y periné (entre los testículos y el ano). Se puede acompañar de dolor al orinar, que en ocasiones cuesta trabajo y a veces no es posible con la consiguiente retención de orina. También puede existir tenesmo rectal (sensación de ganas de defecar sin conseguirlo). Puede verse en algunos casos salida de liquido parecido al semen por la uretra.

En las prostatitis llamadas crónicas, bacterianas o no,  los síntomas son molestias en testículos, parte baja del abdomen, ano, sensación de “peso” en el pene o en la zona entre los testes y el ano. Puede haber escozor o molestias al orinar (en la punta del pene), necesidad urgente de orinar frecuentemente con chorro entrecortado o goteando. Otras veces hay molestias al expulsar el semen o problemas de potencia sexual.

A veces, no hay síntomas, y se descubre casualmente en la exploración del especialista al que se acude por problemas en la esfera sexual o por infertilidad. A la larga, las prostatitis crónicas, pueden originan impotencia.

Exploración: Mediante el tacto rectal, el especialista llegara al diagnostico, al tactar una próstata congestiva , aumentada de volumen y dolorosa, esta exploración resulta imprescindible pues ofrece muchos datos para el diagnostico y el seguimiento. Se acompañará de un estudio ecográfico transrectal que informará sobre el volumen mas o menos exacto de la glándula y de sus características (existencia de focos de pus, cálculos o “piedras” cantidad de orina residual en vejiga después de orinar, etc.)

El análisis  de orina y su eventual cultivo, a si como el del líquido prostático obtenido al presionar la glándula, completaran los datos para un correcto diagnostico y tratamiento.

TRATAMIENTO

Si hay infección, el especialista le indicará la toma durante varias semanas ( en ocasiones durante 1 a 2 meses) de un antibiótico potente. En casi todos los casos, es preciso añadir antiinflamatorios o la llamada fitoterapia (tratamiento con plantas). Según la intensidad del proceso, se utilizará una medicina llamada alfa-bloqueante, para controlar los síntomas y el correcto vaciado de la vejiga.

En todos los casos, se evitara la toma de picantes e irritantes como el café (incluido descafeinados, malta o chicoria, eco etc.), el té, chocolate y cacaos y el alcohol (incluido el vino, cerveza o sidra).

Es muy importante que beba muchos líquidos y que efectúe una deposición diaria, normal, sin estreñimiento, ayudándose con la toma de frutas y confituras

Se modificaran los hábitos sexuales, evitando el denominado “coitus interruptus” , que en  muchos casos es la causa de la prostatitis, la interrupción antes de terminar el acto sexual  o el intentar prolongarlo cuando se sienten deseos de eyacular.

  Periódicamente el especialista le controlará para valorar la respuesta al tratamiento o ajustar este según los resultados. Por otra parte, el llamadomasaje prostáticopor el que se comprime la glándula prostática, forma parte del tratamiento y sigue siendo un buen método terapéutico, como lo son los baños de asiento calientes, etc.

Recuerde que el tratamiento de la prostatitis requiere de un sacrificio por su parte, muy importante, en tanto en cuanto le obliga a prescindir de picantes, irritantes y del alcohol y a mantener una vida sexual sana, sin interrupciones  y sin retrasar en modo alguno la eyaculación, y que este tratamiento es habitualmente largo, pudiéndose con el tiempo reproducirse los síntomas si la curación no es completa o si se persiste en los mecanismos que la produjeron.

El tacto rectal, procedimiento mediante el cual el urólogo puede tactar la próstata a través del recto, sigue siendo la exploración física fundamental. Mediante ella, es posible determinar la consistencia de la glándula, su forma, sensibilidad y  movilidad. Junto con la ecografia transrectal y los análisis, son los pilares de un correcto diagnóstico.

Este examen, realizado por el urólogo, de forma periódica, todos los años, permite detectar el cáncer de la próstata antes de que aparezcan los síntomas, siendo en este momento temprano de diagnostico cuando es posible su curación.

Un hombre de cada cinco padecerá cáncer de próstata.

80 hombres de cada 100, padecerán de un tumor benigno de próstata llamado adenoma o hipertrofia benigna.

Aunque el tamaño de la próstata no es la única causa de que aparezcan problemas urinarios, la compresión de la uretra que pasa por el interior de la glándula, hace que la vejiga tenga que realizar un esfuerzo cada vez mayor para vaciar la orina, debilitándose las paredes musculares de esta y condicionando los graves  problemas de la retención de orina  

 

La información médica ofrecida en esta página se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud del paciente deben ser tomadas por un profesional sanitario, en su consulta, considerando las características únicas del paciente, poniendo la mía a su disposición.

Dr. Pedro Muntañola

Urólogo

      Índice de temas de divulgación            Regreso a la página de presentación